(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

El estrés en los niños se puede presentar con dolores no identificables, mal humor, cansancio, desinterés y violencia, por ello debes poner atención a los síntomas que presenta y pensar el motivo que lleva a niños y adolescentes a estar ansiosos, cansados e irritables.

En ocasiones, los padres y docentes exigen mucho a los niños y no todos pueden dar este rendimiento, es aquí cuando surge la duda en los pequeños de que si deben hacerlo o tienen derecho a ser niños y tener tiempo para no hacer nada o jugar y estar con sus amigos.

Actualmente nuestros hijos deben estudiar idiomas, computación, pintura, música, hacer deportes, lucir bien, obtener buenas notas y no fracasar en ninguna de esas actividades, exigencias que desafortunadamente traen como resultado que niños de 8 ó 9 años se sientan estresados y angustiados porque no pueden con todo.

Podemos hablar de varias causas que provocan en el niño estrés y angustia. Una sociedad que cada día es más competitiva y padres junto a los docentes que sienten que tiene que exigirle para que esté preparado para competir.

Si de verdad deseas que tu hijo vuelque lo mejor de él, primero piensa en ofrecerle tranquilidad y pon mucha atención a lo que pasa a su alrededor. Preguntar siempre cómo se siente y escúchalo. Debes estar a los cambios de humor que experimenta y averigua qué pasa en la casa o en el colegio.

Conversa con toda la familia y busquen soluciones para ayudarlo. Dejarle algo de tiempo libre para que haga lo que quiera y compartir sus juegos y su espacio, es de gran ayuda a explorar su mundo real.

Darles sólo la información acorde a su edad y no cargarlos con problemas familiares que no pueden resolver. Intentar alejarlos de la idea de que en todo debe ser exitoso. Permíteles disfrutar del arte, pintar o escuchar música, jugar con amigos y no te olvides de poner límites al uso de la televisión y el Internet, que mal utilizados son los más dañinos para tus hijos.

Recuerda que el estrés es una respuesta frente a situaciones que provocan miedo o agotamiento, estas respuestas a veces no pueden ponerse en palabras y las da el cuerpo con síntomas descritos anteriormente.

Para finalizar, es muy importante evaluar a la familia, la escuela y todo lo que rodea al niño para ver qué provoca esta situación y cómo se lo puede ayudar.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *