Según recientes estudios, aquéllos niños que padecen castigos físicos a lo largo de la infancia tienen más riesgo de sufrir problemas de comportamiento durante la adolescencia.

Científicos de las Universidades de Duke, Oklahoma, Pittsburgh, Aurbun e Indiana escogieron a los participantes de dos grandes investigaciones: El Proyecto de Desarrollo Infantil (CDP, sus siglas en inglés] y el Proyecto Pitt Madre-Hijo (PMCP) para llevar a cabo sendos estudios.

“El uso de disciplina severa y castigo físico ha sido objeto de análisis en los últimos años. Algunos trabajos ya han apuntado que su empleo causa más problemas que beneficios en los menores, como el desarrollo de actitudes antisociales”, explicaron los autores de los estudios, publicados en el último ‘Child Development’.

“Aún así, el 90% de los padres estadounidenses reconoce haberla aplicado en alguna ocasión con sus hijos, aunque las creencias sobre su utilidad varían considerablemente de unos progenitores a otros. No obstante, la literatura científica sugiere también que los efectos de la sanción física están muy determinados por el contexto en el que se administra“, enfatizan.

Un primer estudio se realizó con los datos de 499 familias que participaron en el CDP, con hijos de cinco años que recibieron un seguimiento hasta los 16, y que fueron comparados con menores de otras 86 que no participaban en el CDP. Mientras que en el segundo, se comparó a los descendientes de 258 familias del PMCP, estudiados desde los cinco a los 15 años, y que fueron comparados con los de otras 52 familias.

Los resultados de estos estudios revelaron que los niños que sufren castigos físicos a lo largo de la infancia tienen más riesgo de padecer agresividad y problemas de comportamiento. Además, la comunicación y el buen entendimiento de los padres con sus hijos adolescentes se rompen o es más complicada si la sanción física se sigue ejerciendo durante toda la infancia y adolescencia.

A prestar atención cómo es que corregimos a nuestros hijos, para no tener mayores problemas en el futuro.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.