Los ronquidos son ruidos respiratorios fuertes, roncos y ásperos que ocurren cuando una persona duerme. Es el resultado del aire que pasa por los tejidos relajados de la garganta y provoca que estos vibren mientras una persona respira.

Prácticamente todas las personas roncan de vez en cuando, el problema llega cuando el ronquido pasa a ser un problema crónico y tiene consecuencias perjudiciales tanto para la persona que ronca como para su pareja que lo acompaña mientras duerme.  

¿Cuáles son las causas?

¿Cómo se produce el ronquido? Al dormir los músculos de la garganta se relajan y la lengua se retrae en la boca y cuando algo impide que el aire fluya libremente a través de la boca y la nariz, las paredes de la garganta vibran, lo cual provoca el ronquido.

Existen varios factores que pueden provocar el ronquido y tenerlos en cuenta podrían suponer dejar de roncar. Entre ellos, se destaca:

  • La congestión por resfriado o alergias.
  • Tener el tabique nasal torcido o doblado.
  • Las neoplasias en las fosas nasales, los pólipos nasales.
  • Durante el embarazo como consecuencia de la hinchazón de los tejidos.
  • Por tener una lengua con una anchura superior en la base o más grande en comparación a la boca.
  • Un tono muscular deficiente; como resultado del envejecimiento o por el uso de medicamentos para dormir, antihistamínicos o alcohol.
  • La posición al dormir: generalmente, los ronquidos son más frecuentes y fuertes al dormir boca arriba en consecuencia al efecto de la gravedad sobre la garganta que estrecha las vías respiratorias.
  • Por inflamación de los adenoides y las amígdalas que bloquea las vías respiratorias. Común en los niños.
  • Por hinchazón en el techo de la boca (paladar blando) o la úvula, porción de tejido que cuelga en la parte posterior de la boca.
  • Por padecer sobrepeso: el tejido excesivo en el cuello ejerce presión sobre las vías respiratorias.

En ciertos casos, los ronquidos pueden ser un signo del trastorno del sueño conocido como apnea del sueño. Se produce cuando la persona deja de respirar total o parcialmente por más de 10 segundos mientras duerme y se crea un repentino resoplido o jadeo cuando empieza a respirar de nuevo. En ese momento la persona se despierta sin ser consciente y empieza a roncar nuevamente, siendo un suceso que se repite de manera reiterada dificultando el sueño profundo. Las consecuencias de la apnea del sueño también las acaba padeciendo la pareja de la persona que ronca.

Consecuencias de los ronquidos

Se sabe que los ronquidos no sólo afectan a la persona que los padece sino también a su pareja, pudiendo, ambas personas, padecer las consecuencias de quien ronca. Por lo tanto, los ronquidos afectan de manera directa a la persona que los padece e indirectamente a su acompañante o pareja puesto que, de manera inconsciente, supone una serie de conductas que resultan peligrosas para la salud. Entre ellas se pueden encontrar las siguientes:

  • Aumentar de peso.
  • Padecer dolores de cabeza matutinos.
  • Problemas de atención, concentración o memoria.
  • Tener un mayor riesgo de padecer presión arterial alta, afecciones cardiacas y accidentes cerebrovasculares.
  • Padecer somnolencia diurna. No sentirse descansado al despertarse por la mañana.
  • Frustración al intentar seguir un tratamiento o cuidado personal para dormir y que no haya dado un buen resultado.  
  • Mayor riesgo de sufrir accidentes de tráfico debido a la falta de sueño y concentración.

Dejar de roncar no es solo cuestión de seguir unos hábitos saludables sino que también supone acudir a los mejores especialistas y recibir los mejores tratamientos, certificados de resultados que alcancen el éxito de dejar de roncar. Es necesario acudir a expertos en salud en la materia.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.