Estar bien y llevar una vida saludable depende de muchos factores y entre los que podemos controlar se encuentra la buena alimentación y el deporte. Cada persona tiene un cuerpo único, que funciona y reacciona según sus propias necesidades. Realizar actividad física, mantener un horario fijo de descanso y una alimentación saludable no es misión imposible si existe una buena organización y se planifican una serie de rutinas o hábitos que favorezcan alcanzar una buena salud física y mental que derive en una vida saludable.

 Decisión y concienciación

Y aunque es verdad que la alimentación depende de cada persona y según la actividad física de esta, es necesario entender que todas las personas deben mantener una dieta variada y repartida en varias tomas durante el día.

Para entender la importancia de cada tipo de alimento rico en carbohidratos, grasas, azúcares, proteínas y minerales y vitaminas se debe acudir a un especialista experto en nutrición o dietista.

El primer paso es plantearse qué alimentos son de consumo diario y analizar y evaluar su presencia en nuestra dieta diaria. Esto es ser conscientes de qué alimentos debemos consumir que nos aporten las cantidades diarias necesarias de nutrientes para gozar de buena salud.

Desde 1946 la OMS ha estudiado la interrelación entre la salud física y mental donde se tiene en cuenta la totalidad de la persona para alcanzar una vida saludable. Esto es, tener en cuenta el estado general del cuerpo y la mente como un conjunto. Y es que el estado físico no puede separarse del bienestar mental pues son dos factores que afectan y determinan las actitudes de una persona consigo misma y con la sociedad.

De esta manera, damos paso a una serie de comportamientos que benefician al cuerpo (bienestar físico) pero también a la mente (bienestar psíquico).

Marcar rutinas para convertirlas en hábitos

  • Incorporar a diario alimentos de todos los grupos y realizar alguna actividad deportiva de intensidad media-alta de 30 minutos mínimos al día. Realizar deporte durante varios días a la semana de manera moderada según la edad y las condiciones físicas de la persona.
  • Realizar varias comidas al día, al menos 4 comidas, que incluyan alimentos de todos los grupos en las cantidades recomendadas por nutricionistas. Un esquema piramidal de:
     verduras y frutas > legumbres y cereales > lácteos (leche yogurt y quesos) > huevos, carnes y pescados > aceites y frutos secos.
  •  El agua mineral natural como elemento clave para una saludable y excelente hidratación.
  • Ingerir un mayor porcentaje de proteínas de origen vegetal que de animal según las necesidades de cada persona.
  • Ingerir verduras y frutas de todo tipo, especialmente de temporada, y de varios colores.  
  • No todos los procesados son malos, elegir los procesados sanos e incorporarlos a la dieta. Esto son, verduras, hortalizas o aceitunas en conserva, pescados como atún en lata, el chucrut, entre otros.
  • Consumir grasas saludables (frutos secos, semillas o aceites vírgenes) productos lácteos y quesos descremados o semidescremados y evitar grasas animales saturadas (mantecas, tocinos, mantequillas, embutidos grasos).
  • Controlar el consumo de sal (alimentos con alto contenido en sodio) y azúcares (refrescos, bebidas alcohólicas y bollería). No se deben evitar, sino consumirlos moderadamente, en pequeñas dosis y de manera excepcional o puntual.
  • Mantener un horario de comidas concreto durante la semana, sin móviles en la mesa y sin prisas.
  • Y probablemente el más importante: buscar ayuda de nutricionistas y buscar el apoyo de profesionales como un coach nutricional.

Es necesario entender que no sólo con seguir estas recomendaciones se alcanza una vida saludable sino que también, es necesario entender que se necesita una evaluación previa de las rutinas diarias alimentarias y un conocimiento nutricional y del cuerpo para poder entender la necesidad e importancia de una buena alimentación. De cómo afecta a nuestra mente y a nuestra relación con uno mismo y la sociedad.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.