El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) es la muerte súbita de un bebé de menos de un año de edad cuya causa no logra explicarse luego de una investigación exhaustiva en la que se realiza la autopsia completa, el examen de la escena en que ocurrió el fallecimiento y el análisis de la historia clínica.

El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante es la causa principal de muerte de lactantes entre un mes y un año de edad, con una incidencia mayor entre el segundo y el cuarto mes. Los lactantes presentaban un aspecto saludable. El SMSL es un tipo de muerte que se asocia con el sueño y que no deja indicios de sufrimiento.

Las características principales del SMSL: es inesperado, con frecuencia, se produce durante el sueño en forma súbita en lactantes sanos de menos de un año de edad. Es inusual que el SMSL se produzca durante el primer mes de vida. Aunque también puede producirse con posterioridad al sexto mes, podemos señalar su mayor incidencia entre el segundo y el cuarto mes de vida del lactante.

Los investigadores coinciden en que la salud de la madre durante el embarazo y la salud del niño después de nacer son factores muy importantes. Además, ellos afirman que determinados factores, como el ambiente, así como ciertos comportamientos pueden ubicar a un niño en una situación de mayor peligro con respecto a determinadas enfermedades. Aunque los factores de riesgo no constituyen la causa de una enfermedad, los científicos se valen de ellos para comprender una patología y así determinar su causa.

Sin embargo, el SMSL es completamente evitable. En la actualidad, tanto los científicos como los médicos intentan identificar aquellos factores de riesgo que pueden modificarse o controlarse, con el objetivo de disminuir el riesgo del SMSL.

Por ejemplo, los especialistas en el SMSL saben que determinados factores, como la posición para dormir al bebé, la exposición pasiva al humo del cigarrillo y el exceso de abrigo mientras el bebé duerme pueden aumentar el riesgo de fallecer a causa del SMSL.

Los estudiosos recomiendan colocar a los bebés a dormir boca arriba para disminuir la incidencia del SMSL. Asimismo, advirtieron que aquellas madres que fuman durante el embarazo o después del nacimiento de su hijo incrementan el riesgo de que este último sufra el SMSL. Además, la exposición pasiva de un niño al humo de cigarrillo se asocia con un aumento de las infecciones de la vía aérea respiratoria baja; el líquido en el oído medio, el asma y el SMSL.

Por otro lado, existe evidencia que sugiere una asociación entre la vestimenta del niño, la temperatura ambiente, la estación del año y el riesgo del SMSL. El riesgo de sobrecalentamiento es mayor cuando el niño duerme en posición prona (boca abajo).

Datos a tomar en cuenta, sobre todo para las madres primerizas y las personas que cuidan a los bebés, si estas no cuentan con experiencia en el cuidado de bebés.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.