Practicar el sexo moderadamente podría ser una gran terapia en contra de los infartos y apoplejías. Según un estudio elaborado por la Universidad británica de Bristol, los varones que realizan con regularidad algún tipo de ejercicio físico, como bien puede ser la práctica del acto sexual, tienen muchas menos probabilidades de padecer ataques al corazón o problemas serios de apoplejías que los que llevan una vida menos activa.

Para realizar este estudio, los investigadores tomaron como muestra a 2.400 residentes en Gales, que confesaron la frecuencia con la que mantenían relaciones. Diez años más tarde, los investigadores relacionaron estas respuestas con el número de entrevistados que habían padecido algún infarto en este intervalo de tiempo.

Las cifras demostraron que los amantes que gozaban una media de tres o cuatro orgasmos semanales reducían en un 50 por ciento su probabilidad de padecer trastornos cardiovasculares.

“Antes se pensaba que lo ideal era practicar algún deporte de forma intensa un mínimo de tres veces por semana y durante 20 minutos, hoy sabemos que simplemente la práctica moderada de ejercicio protege contra los trastornos del corazón”, explicó el profesor Shah Ebrahim, uno de los autores del estudio.

Category
Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.