Según un estudio, dirigido por investigadores españoles, los casos de diabetes en el Reino Unido se ha ido incrementando a un ritmo superior al de Estados Unidos, que registra uno de los más altos índices de la enfermedad en el mundo.

Actualmente hay alrededor de 2,2 millones de personas en el Reino Unido aquejadas de diabetes tipo 2, que está relacionada con los estilos de vida sedentarios y la epidemia de obesidad. Mientras que el número de casos de diabetes tipo 1 se ha mantenido casi constante en 10 años, el de nuevos casos de tipo 2 se ha disparado.

La diabetes tipo 1, tradicionalmente conocida como diabetes insulino dependiente cuya aparición se da en la etapa juvenil, se manifiesta cuando el páncreas pierde su capacidad de producir insulina. En estos casos, el propio sistema inmune de la persona ataca y destruye las células productoras de insulina en el páncreas. Una vez que esas células son destruidas, nunca más volverán a producir esta hormona.

La del tipo 2, o del adulto, resulta de la incapacidad del organismo de responder normalmente a la insulina. A diferencia de las personas con diabetes tipo 1, la mayoría de los enfermos con el tipo 2 pueden seguir produciendo insulina, pero no lo suficiente como para satisfacer las necesidades del organismo. Este segundo tipo está estrechamente relacionado con la obesidad.

La directora del estudio, Elvira Masso González, del Centro Español de Investigaciones Farmacoepidemiológicas de Madrid, explica que el Reino Unido padece una de las epidemias de diabetes de más rápido crecimiento en el mundo. En 1996, un 38% las personas a las que se había diagnosticado recientemente la diabetes tipo 2 tenía un peso excesivo y un 46% era obesa. En 2005, las cifras eran de un 32% y un 56%, respectivamente.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.