Si bien cepillarse los dientes es fundamental para mantenernos libres de caries, gingivitis o mal aliento, no alcanza para asegurarnos una buena salud dental. Desde Saludbelleza te contamos qué otros temas debes tener en cuenta para una adecuada higiene bucal.

Consejos para cuidar tu salud dental

Correcto cepillado de los dientes

Debes lavar tus dientes tres veces por día tras cada comida. Hazlo durante dos o tres minutos, con movimientos que vayan desde la encía hacia los dientes. Cepilla cada pieza por todas sus partes. Después del cepillado nocturno, recuerda no volver a comer o beber, a excepción del agua.

La importancia de un buen cepillo

Usa un cepillo de cerdas suaves para no dañar ni el esmalte del diente ni las encías. Además, podrás remover mejor la placa y los restos de alimentos. Prefiere también cepillos de cabeza pequeña, para poder acceder a todas las áreas de la boca. Recuerda cambiar este accesorio cada dos o tres meses, o antes, si sus cerdas están gastadas. Así evitarás lastimar tus encías y la proliferación de hongos y bacterias.

Uso del cepillo interproximal y del hilo dental

Además de limpiar tus dientes, debes asegurarte de llegar a los espacios que quedan entre ellos. Allí, además de restos de alimentos, también se acumula placa. Para esto, aparte del hilo dental, es conveniente emplear cepillos interproximales, sobre todo en los espacios entre molares. Son más pequeños que los comunes y tienen un formato cilíndrico o triangular.

Higieniza tu lengua

Es una práctica fundamental para quitar la capa blanquecina que se crea sobre ella a causa de los restos de alimentos, mucosidad, bacterias y saliva. Si bien puedes utilizar el cepillo de dientes, es más efectivo un limpiador o raspador lingual.

Utiliza colutorios

Un enjuague bucal con un colutorio tras el cepillado es el complemento ideal no solo para mantener una sensación de frescor. Asegúrate de no comer ni beber durante media hora después de emplear este producto, para que sean efectivos sus resultados antisépticos y de combate del mal aliento, la caries y la sequedad de la boca.

Y, por supuesto, visita regularmente a tu dentista aunque no sientas ninguna molestia en tu boca. Y aprovecha para realizarle todas las consultas sobre los productos más adecuados para mantener tu salud dental.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.