Cuando se trata de comer se tiende a llevar a cabo hábitos arriesgados y poco saludables que acaban derivando en rutinas poco saludables. Y pese a que la mayoría de los hábitos son adquiridos durante la niñez no es imposible volver a formatearlos: volver a establecer unos hábitos más saludables en la dieta diaria que cubran las necesidades energéticas diarias que requiere el cuerpo humano.

Problemas en una dieta

Es una larga cadena de errores que se suelen practicar a la hora de comer. Algunos de ellos son:

  • Comer muy rápido.
  • Saltarse comidas y comer cuando no se tiene hambre.
  • Comer de pie, acostado, mirando la televisión o el móvil.
  • Comer a deshoras y sin un horario marcado.
  • Sustituir comidas por alimentos energéticos como refrescos, chocolatinas, dulces o consumir un alto contenido de procesados.
  • No establecer rutinas de deporte o paseos largos y con ritmo.
  • El estrés, la tristeza o la ansiedad no se solucionan con la comida.

Cambios en el contenido del plato poco sanos

Los cambios repentinos, bruscos y radicales en los hábitos alimenticios como basar una dieta en comer solo verduras o carnes bajas en grasa puede traer consigo una perdida de peso inmediata pero no saludable.

Puede ser que a corto plazo se consiga un pérdida de peso pero la falta de nutrientes esenciales y vitaminas puede traer consigo problemas graves de salud o enfermedades.

Los cambios exagerados no son saludables y no perduran en el tiempo.


Pasos hacia un camino sano

Para llevar a cabo una buena mejora de hábitos de alimentación de manera permanente y saludable se necesita seguir un enfoque de tres pasos:

  1. REFLEXIONAR: analizar y hacer evaluación de qué hábitos alimenticios se está llevando a cabo diariamente. Son buenos, malos o qué desencadena que se conviertan en rutinas poco saludables.
  2. SUSTITUIR: una vez detectada la mala práctica de ciertos hábitos sustituirlos por rutinas saludables.
  3. REFORZAR: Una vez sustituidos los malos hábitos por los buenos se trata de reforzar esas nuevas formas de alimentarse.

Puntos que seguir para cambiar hábitos

Y es que lo primero que se recomienda es realizar una lista con nuevos hábitos alimenticios saludables. Seguir dicha lista y descubrir cuáles son las mejores recetas o hábitos para mantener un cuerpo sano y con vitalidad.

Algunas recomendaciones por expertos en nutrición y dietética proponen marcarse unos retos saludables pero en compañía y con un asesoramiento profesional de nutricionistas.

El reto Herbalife

En este escenario, Pilar y Arturo, profesionales en nutrición y dietética, responsables de propulsar el reto herbalife, presentan un desafío para cambiar hábitos alimenticios en tan solo cinco días.

 Este reto herbalife se realiza de lunes a viernes a través de grupos de WhatsApp o Telegram y orienta y enseña a sus clientes a cambiar hábitos poco saludables y sustituirlos por hábitos sanos.

De esta manera presentan su reto herbalife por medio de:

  • Tips saludables.
  • La estructura de un plato correcto.
  • Una tabla de ejercicios.
  • Una lista de la compra con alimentos saludables.
  • Enseñan conceptos de nutrición.
  • Ofrecen un apoyo grupal 24/7 con diferentes coach.
  • Realizan un apoyo individual y personalizado.
  • Realizan video llamada grupal de un taller sobre el Desayuno Ideal.
  • Ofrecen recetas y snacks saludables.
  • Ofertan regalos por participar.
  • Su lema es la motivación.
  • Realizan una evaluación/estudio corporal online.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.