Si alguna vez escuchaste a tu hijo roncar mientras duerme y te has hecho esta pregunta, es mejor que pongas atención al siguiente artículo que refiere una cierta tendencia a la depresión y la ansiedad en estos casos de ronquidos infantiles.

Según un estudio filandés los menores que emiten estos ruidos nocturnos de forma habitual tienen más síntomas de trastornos del ánimo, además de un mayor número de problemas de lenguaje y atención que sus congéneres que duermen sin hacer este ruido.

Evea Aronen, del Hospital Central Universitario de Helsinki, es la directora del nuevo trabajo que forma parte de la investigación conocida como ‘Problemas de Sueño Infantiles’, en la que han participado 2.100 menores de entre uno y seis años de Helsinki y que ha sido publicado en el ‘Journal of American Academy of Child & Adolescent’

Los estudiosos evaluaron a 43 preescolares de seis años cuyos padres confirmaron que sus hijos roncaban al menos una o dos veces a la semana y los compararon con otros 46 menores que no tenían este problema. Los progenitores rellenaron el Cuestionario de Comportamiento Infantil, además de que los menores fueron evaluados con otras pruebas que midieron aspectos relacionados con la atención, la inteligencia, las habilidades lingüísticas, las funciones sensomotoras, la memoria y el aprendizaje.

Los datos arrojaron que un 22% de los niños ‘roncadores’ frente al 11% de los que no lo son, padecía síntomas relacionados con trastornos del ánimo, especialmente depresión y ansiedad, lo suficientemente severos como para necesitar una evaluación clínica.

El ronquido se produce por la obstrucción en el flujo de aire a través de la boca y la nariz. El sonido obedece a los tejidos de la parte superior de las vías respiratorias que chocan entre ellas y vibran.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.