Los vasos sanguíneos depositan demasiado líquido en los tejidos corporales o el líquido que se almacena en estos no se elimina a través de la sangre de forma normalizada. Muchas pueden ser las causas de las que se deriva este mal funcionamiento como el embarazo, obesidad, mal funcionamiento de las glándulas linfáticas, padecer de insuficiencia renal, cardiaca o hepática, trastornos que ocasionan un mal funcionamiento de nuestro cuerpo desequilibrando los niveles de líquidos en el organismo.

Otras causas de retención de líquidos pueden ser externas a nosotros como permanecer de pie o sentado durante muchas horas, utilizar ropa demasiado apretada que empeora la circulación, el calor y la humedad excesivos suelen afectar al igual que el abuso de sal en la comida. Lo mismo sucede con algunos medicamentos que facilitan la retención de líquidos en nuestro cuerpo.

No debemos olvidar que es una anomalía que se puede evitar con un tratamiento adecuado. Normalmente, si su origen es orgánico debemos ponernos en tratamiento médico y será esté el que nos dicte las pautas a seguir. Si por el contrario la retención es debida a causas externas podemos ayudarnos de sustancias naturales y de una adaptación de la dieta para recuperar los niveles de líquido de nuestro cuerpo.

Algunas sustancias que nos pueden ayudar son el diente de león, maíz, cerezo, fumaria, cebolla, perejil, madreselva, achicoria, saúco, vid roja, te verde, te rojo. Todas ellas tienen un componente diurético que nos ayudará a eliminar los líquidos que se acumulan en nuestro organismo.

Category
Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.