Este verano, además de disfrutar de los refrescantes chapuzones en el agua, debes también prevenir las enfermedades del oído, una de ellas, la otitis del bañista producida por una exposición continúa al agua, al calor y a la humedad.

Es recomendable el uso de los difusores de agua marina que limpian los oídos por dentro, evitan la acumulación de arena en el oído, eliminan los residuos de cloro y disminuyen de este modo la propensión a sufrir otitis.

Este verano, como en los anteriores, aumentan las otitis, inflamaciones del oído externo y otras patologías, afecciones que contribuyen a que se incremente el riesgo de padecer problemas auditivos. Para prevenir los problemas de oídos es importante seguir los consejos de los especialistas y contar con un método de limpieza adecuado.

Las piscinas con productos químicos como el cloro, las aguas poco higiénicas y los residuos de la playa aceleran la formación de tapones de cera. Además, las altas temperaturas o el uso de los bastoncillos de algodón, provocan un aumento de la producción de cerumen, acrecentando la posibilidad de formación de tapones que, sumados a la humedad continua de nuestros oídos en el agua, favorecen las infecciones.

Los síntomas de esta patología son disminución de la audición, sensación de taponamiento, molestias, ruidos, mareos y vértigos, picor en el oído, fiebre, supuración y el dolor intenso del oído.

Frente a este problema, los expertos recomiendan utilizar los difusores de agua marina que permiten prevenir estas patologías, ya que retiran periódicamente el exceso de cerumen, el polvo del exterior, la arena o los restos de la piel del conducto auditivo externo para evitar su acumulación y la formación de tapones de cera.

De otro lado, los especialistas aconsejan que no se debe introducir absolutamente nada sólido en el conducto externo del oído, solo productos líquidos como el agua marina natural e isotónica.

Las otitis del bañista son infecciones que se producen en el conducto auditivo externo ocasionadas habitualmente por aguas contaminadas con gérmenes, los que, al encontrar las condiciones adecuadas de humedad y temperatura, se desarrollan y multiplican generando el proceso inflamatorio infeccioso.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.