Estudiosos italianos han llegado a la conclusión que el aumento en las temperaturas asociado con el cambio climático podría tener una consecuencia inesperada: un aumento de las alergias.

Según el estudio, las temperaturas más elevadas están prolongando la temporada de polen de algunas plantas y árboles, lo que aumenta la carga de polen que producen y causando un aumento en el número de personas que desarrollan alergias a ciertos tipos de polen.

“El aumento en la radiación global determina un avance de la temporada de polen y un mayor periodo de exposición a los pólenes“, advirtió el autor del estudio, el Dr. Renato Ariano, director del servicio de alergias del Hospital Bordighera de Italia.

“Este incremento en la exposición al polen puede provocar que más personas que son susceptibles a las alergias desarrollen realmente alergias al polen”, añadió Ariano.

Son casi treinta años en los que Ariano y sus colegas han estado registrando los conteos de polen, la duración de las temporadas de polen y la prevalencia de personas sensibilizadas a los cinco pólenes más importantes de la región de Bordighera en Italia: abedul, ciprés, olivo, hierba y parietaria, una planta común de la región.

Entre 1981 y 2007, los científicos notaron un inicio más precoz de la estación de polen. En el caso de la parietaria, la temporada de polen comenzó unos 80 días antes para el final del estudio que para el inicio. En cuanto a los olivos, la temporada de polen comenzó unos treinta días antes, aseguraron.

Los investigadores también evaluaron a residentes del área, usando pruebas de pinchazos en la piel para medir los niveles de sensibilidad a los cinco pólenes.

“Observamos un aumento constante en el porcentaje de sujetos sensibilizados al olivo, la parietaria y el ciprés, mientras que el porcentaje de sujetos sensibilizados a los ácaros de polvo permaneció sin cambio durante 27 años“, advirtieron.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.