Un reciente estudio muestra que el zumo de remolacha puede incrementar los niveles de energía y ayudar a realizar sesiones de ejercicio un poco más prolongados que lo habitual.

La remolacha, también conocida como acelga blanca, betarava, betarraga, beterava, beterraga, beterrada y betabel, es una planta de la familia Chenopodiaceae, de la cual las hojas y la raíz son comestibles.

Además de un buen energizante, la remolacha, especialmente la roja, destaca por ser un potente anticancerígeno por su riqueza en flavonoides, principalmente por el pigmento rojo betanina. Se ha demostrado que la ingestión de esta planta inhibe y previene la aparición o el crecimiento de tumores cancerígenos, tal como constató el doctor húngaro Alexander Frerenegi en sus experimentos llevados a cabo en animales y personas.

Además, la remolacha por ser rica en hierro, es muy recomendado en las mujeres, quienes necesitan fundamentalmente este elemento durante el embarazo y durante la menstruación, dos momentos en que se precisa más aporte de este mineral.

Y hablando de la belleza, este vegetal tiene propiedades rejuvenecedoras, cuyo consumo puede mantener la juventud durante más tiempo. Esta propiedad viene aportada por la presencia del ácido fólico, del cual esta planta es una de las que posee en más cantidad.

El ácido fólico contribuye a la creación de células nuevas y también, junto con el hierro, en la producción de glóbulos rojos. También interviene en la creación del aminoácido metionina, cuya existencia es necesaria para la buena salud del cabello, las uñas o la piel.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.