(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Según un estudio, el consumo de los fármacos antiobesidad son una rutina más en el día a día de los niños británicos. La investigación ha revelado que el uso de estos medicamentos se ha incrementado considerablemente en los últimos años, pese a no estar indicados específicamente para la población infantil.

Los investigadores de la Universidad de Londres, analizaron las recetas de este tipo de fármacos realizadas en distintas clínicas de atención primaria del país entre 1999 y 2006.

Los fármacos orlistat y sibutramina que sólo están indicados en Reino Unido para adultos, han sido autorizados también para el tratamiento de niños y adolescentes obesos aunque sólo “en determinadas circunstancias”.

Sin embargo, desde la introducción de estos fármacos en el mercado “su uso creció de forma muy rápida”, comentan los investigadores, quienes observaron que el consumo en 2006 era 15 veces mayor al registrado en 1999.

De otro lado, la investigación puso de manifiesto que el seguimiento de la medicación era muy pobr: “Sólo el 25% de quienes tomaban orlistat y el 35% de los que estaban en tratamiento con sibutramina continuaron con la terapia durante más de tres meses, periodo que se considera adecuado para comprobar sus beneficios clínicos”, apuntan los investigadores.

Al respecto, los investigadores sugieren que, dada la extensa utilización de los fármacos entre la población infantil, se hacen más que necesarios nuevos trabajos que estudien a fondo la seguridad y la efectividad específica de estos medicamentos en esta población y que, por otro lado, analicen las causas del rápido abandono de los tratamientos detectado.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *