Según unos científicos del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (Heidelberg, Alemania) y del Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica de Estrasburgo (Francia), los mosquitos (hembra del mosquito ‘Anopheles’), que inoculan el parásito causante de la malaria, al ser humano, también podrían ser nuestros aliados para luchar contra la enfermedad.

En el estudio, publicado en la revista ‘Science’, reza lo siguiente:

Los parásitos de la malaria deben pasar parte de sus vidas dentro de los mosquitos y otra parte dentro de los humanos, así que aprendiendo cómo los mosquitos resisten la malaria podremos encontrar nuevas herramientas para controlar su transmisión a las personas en las zonas endémicas”, ha explicado Stephanie Blandin, investigadora del organismo francés.

El planteamiento parte de la existencia de ciertos grupos de mosquitos que son resistentes a la infección de los ‘plasmodium’, los protozoos que causan el paludismo.

Para desarrollar su investigación, los estudiosos tomaron dos grupos de mosquitos ‘Anopheles gambiae’, uno de los cuales era resistente al ‘Plasmodium berghei’ (el parásito que causa la malaria en los roedores), y analizaron su genoma. Al compararlos, se percataron de que existía una zona de unos 975 genes en la que parecía residir la capacidad de resistir la infección por este parásito.

Sin embargo, uno de estos genes en particular llamó la atención de los investigadores debido a su participación en la destrucción de los parásitos en el intestino de los mosquitos y por su elevado polimorfismo. Un análisis detallado de TEP1 (nombre con el que bautizaron a este gen), reveló que su secuencia difería entre los moquitos resistentes al ‘plasmodium’ y los normales.

Además, los investigadores comprobaron que existían unas cuantas variantes de TEP1 y cada una de ellas se correspondía un nivel de resistencia diferente a la infección por este parásito.

Ahora, queda averiguar si los mecanismos de resistencia observados con ‘P. beghei’ puedan ser similares a los de ‘P. falciparum’ (la variante que causa la malaria en humanos).

“Aunque los parásitos que causan la malaria en humanos y roedores son diferentes, hay varias pistas que sugieren que TEP1 también está implicado en la respuesta contra ‘P. falciparum'”, dijo Blandin.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.