Ahora, una prueba de ADN de la mucosa oral nos permitirá saber si heredaremos el gen de la alopecia androgénica. Un grupo de especialistas han presentado ‘el primer test genético de detección de la alopecia androgénica’.

La compañía Svenson presentó esta sencilla y rápida prueba, que permite identificar la patología antes de que aparezcan los primeros signos de calvicie. En los hombres, el test busca en el gen receptor de andrógenos, que se encuentra en el cromosoma X, dos tipos de variantes concretas: A y G.

Aquellos que presenten la variante A, tienen menos del 30% de posibilidades de sufrir este tipo de calvicie; pero si se trata de la variante G, el riesgo es del 70%. En ellas, esta prueba determina la longitud de uno de los alelos del cromosoma X. A menor longitud, más probabilidades de perder cabello.

Sin embargo, pese a los resultados, otros especialistas sostienen que la alopecia androgénica (calvicie común), no es un trastorno causado por un sólo gen. Además, el gen androgénico que se sitúa en el cromosoma X se hereda a través de la madre, pero hay más en otros cromosomas que no conocemos. Por ejemplo, es más frecuente ser calvo si se tiene un padre calvo.

Frente a estas interrogantes, los especialistas sostienen que el objetivo de este test es proporcionar información para que el sujeto pueda adquirir medidas preventivas contra la calvicie o frenarla si ya ha comenzado, siempre que los folículos pilosos tengan vida.

“El diagnóstico de la calvicie común se produce a menudo cuando ya está avanzada y el pronóstico se empobrece porque los tratamientos que se establecen cuando el cuadro está evolucionando, son menos eficaces”, argumenta Aurora Guerra, jefa de sección de Dermatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid y una de las especialistas que ha presentado este nuevo test.

“El cabello puede mantenerse e incluso recuperarse en parte, siempre que se instaure con prontitud”, añade.

Category
Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.