Un estudio realizado por científicos estadounidenses advierten que: La ira y otras emociones fuertes pueden disparar arritmias cardiacas potencialmente letales en ciertas personas vulnerables.

Además, según lo demuestran algunos estudios previos, lo terremotos, las guerras o hasta perder un partido en un mundial de fútbol pueden aumentar las tasas de muertes por paro cardiaco, en el cual el corazón detiene la circulación de la sangre.

“Se ha demostrado que cuando se coloca a todo una población bajo un tensor, la muerte súbita aumentará”, ha manifestado la doctora Rachel Lampert de la Universidad de Yale. “Nuestro estudio comienza a observar cómo afecta esto realmente al sistema eléctrico del corazón”, añadió la experta.

Lampert y sus colegas estudiaron a 62 pacientes con enfermedad cardiaca y con desfibriladores cardiacos implantables, que pueden detectar los ritmos anormales peligrosos (arritmias) y producir una descarga eléctrica para restaurar la normalidad de los latidos del corazón. “Estas eran personas que ya sabíamos que tenían una vulnerabilidad a la arritmia”, sostuvo Lampert.

Los pacientes del estudio participaron en un ejercicio en el cual narraban un episodio de enojo reciente, mientras el equipo de Lampert realizaba una prueba llamada T-Wave Alternans, que mide la inestabilidad eléctrica del corazón. La especialista señaló que su equipo efectuó preguntas específicas para que los pacientes revivieran el episodio de enojo. “Descubrimos en el laboratorio que la ira aumentaba la inestabilidad eléctrica de esos pacientes”.

Luego los investigadores siguieron a los pacientes durante tres años para ver quiénes desarrollaban un paro cardiaco y necesitaban la descarga de sus desfibriladores. “Las personas que tenían la mayor inestabilidad eléctrica inducida por la ira eran 10 veces más propensos que las demás a tener una arritmia durante el seguimiento”, aseveró Lampert.

Así, la experta concluyó que el enojo puede ser letal, al menos para las personas que ya son vulnerables a este tipo de disturbios eléctricos del corazón.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.