No sólo el tabaco, la obesidad o el sedentarismo, son los enemigos latentes del corazón, púes a estos últimos también se ha unido la contaminación.

Según una reciente investigación, la polución derivada del tráfico acelera el proceso de la aterosclerosis (la oclusión progresiva de las arterias).

“Pudimos constatar que la aceleración de este proceso era mucho más rápida en aquellos que vivían a pocos metros de una autopista o una carretera con mucho tráfico“, explicó Xavier Basagaña, miembro del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CRES) de Barcelona y coautor del estudio, publicado en la revista ‘PLoS ONE’.

Con la ayuda de datos de investigaciones previas, su equipo realizó un seguimiento de tres años a alrededor de 1.500 personas que vivían en el área de la ciudad de Los Ángeles y a diferentes distancias de núcleos de tráfico.

En la investigación, se realizaron una medición del grosor de la pared de sus arterias carótidas, cada seis meses, una evaluación utilizada habitualmente para evaluar el grado de aterosclerosis y también evaluaron los niveles de contaminación de cada zona.

Los resultados del estudio, arrojaron que aquellos que vivían a unos 100 metros de una autopista o vía con mucho tráfico sufrían una aceleración del crecimiento de la placa de sus arterias de 5,5 micrómetros por año, lo que equivale a más del doble de la media de crecimiento anual.

Category
Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.