(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Con la creciente tasa de obesidad infantil en los Estados Unidos, surge la necesidad de hacerle frente en todos los lugares donde se cobijan a niños, tal es el caso que las guarderías de Estados Unidos se han convertido en el siguiente frente de la batalla contra esta enfermedad.

Según lo demuestra un estudio de la universidad de Harvard, son pocos los estados que obligan a los lugares que cuidan infantes a adoptar medidas específicas de nutrición y de actividad física considerados importantes para mantener en forma a los menores de cinco años.

Pero como cualquier paso es un avance, citamos el nuevo menú en una guardería infantil en Delaware, que refleja el inicio de un compromiso para librar el combate contra la obesidad de los infantes. Pollo a la parrilla en lugar de perros calientes, fresas en lugar de galletitas y no más jugo, mejor agua o leche baja en grasa, es el apetitoso y saludable menú del centro.

“Tenemos que comenzar bien temprano. En la escuela primaria es demasiado tarde”, refirió la doctora Lynn Silver, del Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York -líder en establecimiento de normas contra la obesidad en las guarderías- en declaraciones durante una reunión reciente de especialistas en cuidados infantiles y autoridades federales y estatales.

Comer sano no es poner a dieta a los pequeños, sino todo lo contrario. Es enseñarles a crear hábitos saludables de vida, como una buena, mantenerse activos y eliminar de su dieta la comida chatarra.

Sara Benjamin, investigadora para la Universidad de Harvard, recopiló una lista de regulaciones de nutrición y actividad física que los especialistas de salud consideran clave. Entre ellas tenemos:

Al menos 60 minutos de actividad física estructurada y otros 60 minutos de recreo físico libre.

No permitir que los niños estén sentados durante más de 30 minutos seguidos.

Servir a los niños de dos o más años de edad solamente leche sin grasa o con bajo contenido de grasa.

No más de 170 gramos de jugo de fruta al día.

No servir bebidas azucaradas.

Cuidar la salud de nuestros niños está en nuestras manos, bastará con dejar los malos hábitos y decidirnos por una vida mucho más sana.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *