Según revela un estudio canadiense, el consumo de ácido fólico contribuye a disminuir la posibilidad de que los bebés nazcan con algún tipo de defecto cardíaco congénito. El trabajo, publicado en British Medical Journal, fue desarrollado por dos profesores de la Universidad McGill de Montreal (Canadá).

Está comprobado que el consumo de ácido fólico en fases tempranas del embarazo reduce el riesgo de que el bebé padezca defectos en el tubo neuronal y que sufra de espina bífida y según el estudio, ahora también evitará que le bebé sufra de alguna clase de cardiopatía.

La investigación, basada en datos estadísticos que maneja la administración canadiense, comparó el número de bebés que nacieron con alguna cardiopatía congénita antes de que la adición de ácido fólico a los productos derivados del cereal fuera obligatoria y después de tomar esta decisión.

Entre 1990 y 2005, en Quebec nacieron un total de 1.3 millones de bebés, de los cuales 2.083 lo hicieron con defectos de este tipo. En los años previos al consumo de ácido fólico no se produjo ningún cambio en la tasa de cardiopatías congénitas por número de bebés, mientras que una vez aprobada su inclusión en la dieta descendió a un ritmo del 6 % cada año.

Aunque los expertos reconocen que un 6 % puede parecer una cifra modesta, explican que el tratamiento para estos defectos es especialmente complejo, por lo que incluso una pequeña reducción es una gran noticia.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.