Entre los muchos factores que pueden influir en el aumento de peso se encuentran los múltiples cambios hormonales que podemos atravesar a lo largo de nuestra vida. Hoy, en tu blog de confianza Saludbelleza, te contamos cómo atenuar sus efectos.

Conoce la relación entre cambios hormonales y aumento de peso

Las hormonas se desempeñan como reguladores de una gran cantidad de procesos que suceden en el organismo. Lo cierto es que estas sustancias pueden provocar tanto que adelgacemos como que engordemos si ocurre un desequilibrio.

Los cambios hormonales tienen también diversas causas. La principal es las distintas etapas de nuestra existencia.

Cambios en la mujer

Por ejemplo, en la adolescencia se produce un aumento de la grasa corporal en ambos sexos. Pero en las mujeres esto se da de una forma más rápida y localizada. Y es que el cuerpo femenino comienza a generar más estrógenos y progesterona, preparándose para un posible embarazo.

Luego, durante la menopausia, hay un descenso de estrógenos que también contribuye al aumento de peso. Pero, además, se suelen ganar kilos por la disminución de la secreción de leptina -hormona relacionada con la regulación del apetito- y de betaendorfinas, que intervienen con el efecto de recompensa que la comida tiene en el cerebro.

Cambios en el hombre

Los hombres, a su vez, a partir de los 40 comienzan a sufrir los efectos de la andropausia, que se traducen en una ralentización de la segregación de hormonas, en particular de la testosterona. Y este hecho favorece la acumulación de grasa.

Sin embargo, hay otros factores que pueden intervenir en el desequilibrio de nuestras hormonas y dan como resultado que terminemos ganando kilos. Entre ellos:

  • El estilo de vida más o menos activo.
  • Determinadas patologías (por ejemplo las relacionadas con el tiroides).
  • Consumo de ciertos medicamentos (hipertensivos, antidepresivos, anticonceptivos, para la diabetes, etc.).

¿Pero se puede controlar nuestro peso, atado también a los vaivenes de las hormonas? La respuesta es sí, y es siempre la misma: con un estilo de vida activo, que no deje nunca de lado el ejercicio, y llevando a cabo una dieta sana y equilibrada, pensada en función de las necesidades energéticas de cada uno.

No dejes de consultar a los expertos para que te aconsejen sobre la mejor forma de afrontar los cambios hormonales a lo largo de tu vida.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.