La Agencia Europea del Medicamento (EMEA), ha autorizado un nuevo uso para el fármaco Glivec (imatinib). El medicamento, que ya estaba autorizado en fases más avanzadas del GIST (siglas del tumor del estroma gastrointestinal), se podrá utilizar también después de la cirugía en pacientes con esta enfermedad.

Esta decisión obedece a los resultados que arrojó un estudio en fase III con más de 700 pacientes de EEUU y Canadá cuyos tumores habían sido extirpados mediante cirugía y después de la intervención, la mitad de ellos recibió 400 mg diarios del fármaco durante un año, mientras que el resto únicamente tomó un placebo.

Tras un año de seguimiento a estos pacientes, el 98% de quienes tomaron imatinib (del laboratorio Novartis) no había sufrido ninguna recaída, mientras que esa cifra era de sólo el 83% en los pacientes que no tomaron tratamiento.

De otro lado, para los pacientes inoperables o con enfermedad metastásica, Glivec ha sido un medicamento que ha permitido en los últimos 10 años mejorar su pronóstico de supervivencia de 18 a 60 meses. En tal sentido, los expertos se enfrascaron en la búsqueda de dar un mejor uso al fármaco en una etapa más inicial de la enfermedad (justo después de la cirugía).

Por lo general, el medicamento Glivec es bien tolerado; pero cave mencionar algunos posibles efectos: náuseas, calambres, vómitos, erupciones cutáneas y dolores de cabeza o musculares; así como anemia crónica.

Aunque el estudio haya ofrecido una nueva alternativa de uso del fármaco, éste levantó todo una polémica entre los oncólogos europeos, quienes aseguran que es demasiado pronto para saber si el fármaco reduce el número de recaídas o simplemente las está retrasando.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.