(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La creencia de cuidar los dientes sólo cuando estos son permanentes, es una grave equivocación que a futuro nos acarrean los terribles problemas bucodentales. Para ayudar a los padres a identificar los alimentos que dañan más los dientes y provocan otras enfermedades orales, los especialistas nos proporcionan unos consejos básicos muy fáciles de seguir.

Los dientes sanos son importantes para la salud general de su bebé. Ayudan a al bebé a comer y a formar sonidos y palabras. También afectan la forma en que crece su mandíbula. Un buen cuidado oral ayuda a establecer buenos hábitos dentales a medida que su bebé crece.

Cuidados durante la lactancia

Desde la lactancia, incluso si el bebé se nutre exclusivamente de leche materna, pueden aparecer los primeros peligros. Para evitar que los elementos azucarados de la leche materna desmineralicen el esmalte, debemos enjugar con agua la boca del bebé, después de cada toma. En general, los dientes de leche comienzan a aparecer entre los 4 y 6 meses de edad. Pero cada bebé es diferente. Los primeros dientes que entran son generalmente los 2 dientes frontales inferiores.

Cuidados a partir de los 6 meses

A partir de los seis meses, cuando el bebé empieza a ingerir azúcares refinados y alimentos de consistencia blanda y pegajosa – los que por su consistencia se alojan más tiempo en la cavidad bucal del bebé – comienza el ataque bacteriano, entonces la limpieza bucal es una obligación.

La destrucción que se produce, tanto en los dientes como en las muelas, es rápida. Se origina, cuando se añaden alimentos edulcorados al biberón, entre ellos zumos de frutas, manteniéndose durante horas en la boca del niño. Esto se conoce como síndrome de caries de biberón. En lo posible no use estos zumos.

Cuidados a partir de los 3 años

A partir de los tres años, la dieta en los niños pasa por una escasez nutritiva por el consumo habitual de golosinas. Cínicas dentales recomiendan que sustituya estos con las golosinas naturales que vienen a ser las frutas. Evite que los bebés ingieran dulces por la noche, caso contrario deberá ir a la cama luego de un buen cepillado.

Si tomamos en consideración todos estos problemas y buscamos las soluciones adecuadas, nuestra dentadura tendría un futuro saludable.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *